El secretario de Estado de Justicia asegura que el modelo está “agotado” y apuesta por “limitar” los procesos que llegan a los tribunales

 Santander, 20 de julio de 2010.- El secretario de Estado de Justicia, Juan Carlos Campo Moreno, ha asegurado hoy en Santander que el modelo judicial está “agotado”, y ha apostado por establecer nuevas leyes que permitan “limitar” el número de procesos judiciales que llegan a los tribunales, de tal forma que haya resolución “alternativa” de conflictos “de poca entidad”.

“En tiempos de escasez es necesario priorizar y establecer distintos niveles”, insistió Campo Moreno en una mesa redonda en el marco del Seminario ‘La crisis de la Justicia en España’ que organiza la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), moderada por el vocal del Consejo General de Poder Judicial (CGPJ) Miguel Collado y en la que también intervinieron el presidente de la Asociación Profesional de la Magistratura, Jesús Chamorro; el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura, Julio Márquez de Prado, y el catedrático de Derecho Procesal Víctor Moreno.

Campo Moreno expuso que en los últimos 20 años España ha invertido en Justicia más presupuestos que los países de su entorno, ha creado multitud de órganos judiciales, y ha incrementado el número de jueces, fiscales, secretarios y órganos especializados y, sin embargo, “año tras año las cifras de la justicia demuestran que va a peor”.

Así, el secretario de Estado de Justicia subrayó la necesidad de crear un nuevo modelo que sólo tenga en cuenta la base constitucional donde, explicó, el juez tiene “una misión básica: juzgar y hacer lo juzgado”, y el fiscal debe “promover” la acción de la Justicia. Además, a su juicio, llegar a alcanzar una Justicia “fuerte y ágil” sería incluso “un mecanismo incentivador” para las inversiones extranjeras y “un elemento claro para salir de la crisis”.

En su intervención, Campo Moreno también se refirió a la figura del juez de adscripción territorial (JAT), que se empezará a visualizar “a finales de septiembre” y a la que definió como un “elemento de enorme independencia judicial” que va a permitir atender tanto a los juzgados que no tengan de manera estructural un juez como a los que necesiten un refuerzo.

Por su parte, el presidente de la Asociación Profesional de la Magistratura lanzó un mensaje “en positivo” centrado en la figura de jueces y magistrados. “Hemos pasado un invierno caliente en boca de todo el mundo”, comentó Chamorro refiriéndose al continuo cuestionamiento del papel de dichos profesionales. Por ello, destacó el papel de jueces y magistrados y aclaró que “no están politizados” y que cada día “hacen una labor incansable”.

“La Justicia tiene muchos problemas, pero no de politización de los jueces ni de falta de dedicación”, afirmó Chamorro, quien agregó que las complicaciones están causadas por una “falta de estabilidad” debida a que en cada legislatura se afrontan reformas en la organización.

En la mesa redonda, Moreno urgió “salir al paso” del problema organizativo de la Justicia y criticó el sistema informático, del que dijo es “un auténtico despropósito”. Por su parte, Márquez de Prado comparó la demarcación judicial vigente con la propuesta que en la actualidad está estudiando la comisión de expertos.