Responsables de Planeta, SM y Santillana coinciden en señalar que España necesita “ocupar el liderazgo cultural” en América Latina

Santander, 14 de julio de 2011.-  El presidente del Grupo Planeta, José Manuel Lara; el director general de Ediciones SM, Javier Cortés, y el presidente de Santillana, Emiliano Martínez, han coincidido hoy en Santander en señalar que España y las empresas editoriales españolas necesitan “ocupar el liderazgo cultural” en América Latina.

Durante su participación en una mesa redonda moderada por el catedrático de Sociología Emilio Lamo de Espinosa dentro del Encuentro ‘III Semana Iberoamericana. La experiencia de la empresa española en América Latina’, organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), los tres editores aseguraron que Latinoamérica es una región “emergente” con un papel “decisivo” en el escenario mundial.

El presidente del Grupo Planeta, José Manuel Lara, hizo hincapié en la necesidad de conjugar “globalización y localización”, ya que, a su juicio, “no se puede globalizar la cultura” y hay que tener en cuenta “las características propias” de cada país.

Destacó los grandes avances en la “consolidación política, económica y social” experimentados por todos los Estados hispanoamericanos, que, según explicó, “han aprendido a abrirse al mundo”. Sobre las relaciones de España con América Latina, el presidente de Planeta argumentó que hay “una historia y una lengua” comunes y que existen “ventajas” recíprocas que se pueden aprovechar.

Lara lamentó el proceso de “fusiones y absorciones” de editoriales iberoamericanas por parte de grupos españoles en los años 90, lo que provocó una “centralización excesiva” del flujo cultural. Por ello, apostó por “descentralizar la decisión cultural” y dejar en manos de las filiales de América “la independencia de relación con su territorio”.

Por su parte, el director general de Ediciones SM, Javier Cortés, defendió que América Latina supone una “grandísima oportunidad” para el mercado editorial español, especialmente en el campo de los libros escolares. En ese sentido, afirmó que es “esencial” apoyar las políticas culturales y de educación de los países hispanoamericanos.

Sobre el modelo de negocio, explicó que hay que dejar de lado “las estructuras matriarcales y jerárquicas” para implementar en su lugar “dinámicas de interacción” que fomenten la “coordinación local”.

Señaló que España debe “tomarse en serio” a América Latina y llevar a cabo una inversión “desde el punto de vista cultural, de recursos humanos y económico”, ya que, a su juicio, “es la única oportunidad de que España tenga de verdad algún mínimo protagonismo en el escenario mundial”.

Por último, el presidente de Santillana, Emiliano Martínez, recordó que Iberoamérica engloba “realidades diversas en términos de desarrollo, cultura, infraestructura y regulación” lo que exige acercarse con respeto a las “características culturales de los distintos países”.

Martínez añadió que tras décadas de presencia en Latinoamérica, las empresas españolas han aprendido a “ajustarse a los ciclos” políticos y económicos de aquellos países, y manifestó que el actual modelo “obliga a una responsabilidad y a un compromiso permanente en la gestión”.

Aseguró que es necesario “hacer un ejercicio de flexibilidad para aunar las estrategias globales con los ajustes y las decisiones locales” y pronosticó que una de las “líneas de desarrollo más potentes” con vistas al futuro será “la especialidad de la educación”.