Francesc Bosh, presidente del Grupo Español de Leucemia Linfática Crónica: “Cada año se diagnostican casi 3.000 nuevos casos en España”

JS201651

Santander, 8 de septiembre de 2022.- “La leucemia linfática crónica (LLC) es la más frecuente que existe en adultos y en la población en general” han explicado este jueves en rueda de prensa Francesc Bosh, jefe del servicio de Hematología del Hospital Universitario Vall d'Hebron y presidente del Grupo español de Leucemia Linfática Crónica (GELLC); y Lucrecia Yáñez San Segundo, médico adjunto del servicio de Hematología del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla y profesora asociada en la Universidad de Cantabria, donde han hablado sobre el IV Curso Práctico para el Conocimiento y Tratamiento de la LLC.

El encuentro, organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), el Grupo Español de Leucemia Linfocítica Crónica (GELLC) y la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH), con el apoyo de AbbVie, ha contado este año con la participación de Joaquín Caparrós, actual entrenador de la selección de fútbol de Armenia, que en 2019 fue diagnosticado de LLC y abordará durante dos días algunos de los avances terapéuticos que se han conseguido para el tratamiento de este cáncer hematológico.

“Cada año en España se diagnostican cuatro casos por 100.000 habitantes con este tipo de enfermedad”, señala Francesc Bosh, lo que supone “casi 3.000 nuevos casos”. Sin embargo, y a pesar de que en comparación con otras enfermedades es relativamente “poco frecuente”, dentro de la hematología, señala, “es la que más se diagnostica y tiene muy buen pronóstico”. Lucrecia Yáñez ha comentado, por otra parte,  que es “esencial que desde la población se conozca que hay diferentes tipos de leucemia porque muchas veces nos quedamos solo con el tratamiento de quimioterapia o con los trasplantes de médula”.

Por ello, el curso, dirigido sobre todo a seguir formando a los profesionales de este campo, realiza un recorrido por el diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad, pero también, ha destacado la médico adjunta del servicio de Hematología del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla “hay una parte importante que aborda por un lado las nuevas tecnologías en cuanto al seguimiento de pacientes, cómo puede aplicarse en un futuro la telemedicina y la inteligencia artificial; y por otra parte la parte del paciente”.

Nuevos fármacos

La mayoría de pacientes que padecen el LLC se diagnostican actualmente de manera casual, a través de controles de salud rutinarios donde se les detecta esta enfermedad al hallar un aumento de linfocitos en la sangre: “Entonces es cuando acuden al hematólogo y les hacemos el diagnóstico, les explicamos el pronóstico y el tratamiento”. En este punto, Bosh ha subrayado que “ha habido un cambio sustancial en la supervivencia de los enfermos y su calidad de vida” debido al cambio en los tratamientos que ya no son exclusivamente quimioterápicos, por lo que “el número de efectos adversos es mucho menor y por tanto, su vida cambia muchísimo”.

“La enfermedad ha progresado”, ha señalado el experto en hematología, que se muestra a favor del tratamiento de fármacos orales como herramienta para “manejar” la leucemia linfática crónica: “Ha cambiado el pronóstico y el control de la enfermedad de una manera mucho más fácil”.

Gracias a la investigación “en red” que se realiza en este campo, —tanto “a nivel global” como “a nivel europeo”— se han conseguido grandes avances, explica el presidente de GELLC. Hace aproximadamente siete años en España y en el resto del mundo se consiguió desarrollar una “nueva generación de fármacos” para  el tratamiento que está modificando la práctica clínica diaria. Estos nuevos medicamentos cuentan con “más eficacia y menos toxicidad” y, aunque aún faltan años para conocer el impacto de las nuevas terapias, el presidente del GELLC asegura que existen “datos de que la supervivencia de los pacientes ha mejorado con estos nuevos tratamientos”.