Menu
 
 
Buscar en la Web Buscar en la Agenda

Actualidad UIMP

Adela Cortina: “El respeto por las diferencias es un valor incalculable”

Santander.– La catedrática de Filosofía Moral en la Universidad de Valencia Adela Cortina ha participado por videoconferencia en el encuentro La situación socioeconómica y laboral en España. Empleo, crecimiento económico y cohesión social, que se ha clausurado en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo y ha defendido la vida en sociedades pluralistas: "El respeto por las diferencias es un valor incalculable".

La intervención de Cortina ha girado en torno a las bases para la cohesión social en tiempos de incertidumbre. Las ha resumido en dos: el respeto por los derechos de primera y segunda generación −derecho a la vida, a la libertad de expresión, a la formación de la conciencia, al desplazamiento por un territorio, a la libre asociación, a ser defendido en un juicio o a participar en la vida cultural− y la compartición de un conjunto mínimo de valores éticos. "Esta es la cohesión social que debemos buscar y defender, porque no toda cohesión social es legítima y moralmente deseable", ha aclarado.
Si en España se mantiene la cohesión social "a pesar de la situación de pobreza, desigualdad y desempleo que atravesamos", ha explicado, es gracias a las redes de solidaridad formadas por jubilados y pensionistas, de cuyas pensiones están viviendo una gran cantidad de gente que está en "situación de desesperación total", la mayoría jóvenes en paro que ni siquiera han tenido acceso a un primer empleo. "Si no se han producido situaciones más catastróficas es gracias a estas tramas familiares", ha considerado.
Cortina ha defendido, en este curso organizado por el Consejo Económico y Social (CES), los beneficios de vivir en una sociedad pluralista como la nuestra. "Querer crear una unión en la que todos tengan que compartir lo mismo es querer matar la vida. Ojalá la diversidad y el pluralismo pudieran mantenerse, con unos mínimos compartidos de justicia. El respeto por las diferencias es un valor incalculable", ha estimado.
Para la filósofa, otra cuestión importante es la justicia. "Somos interdependientes pero no se puede dejar a la gente en tal situación de precariedad que se vea obligado a depender de los demás de por vida. Como sociedad hemos reconocido los derechos de todos los seres humanos, y tienen que ser respetados y protegidos por una cuestión de justicia", ha asegurado.
La educación juega también un papel fundamental en la consecución de una cohesión social moralmente deseable y legítima. Cortina ha manifestado la necesidad de apreciar más lo que compartimos como sociedad y educar en esos valores, porque "hay personas empeñadas en destacar las discrepancias absolutas generando la sensación de que hay grupos que no tienen nada que ver entre sí", ha dicho. Y ha recalcado la importancia de "educar para la cooperación y no para la competencia desalmada. También para la justicia, la excelencia y la gratuidad".

Fotografía: Juan Manuel Serrano