Menu
 
Buscar en la Web Buscar en la Agenda

Actualidad UIMP

Ángel Pérez pide a los arquitectos que “recuperen su función de diseño, hoy en manos de promotores”

Santander.- El que fuera portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Madrid Ángel Pérez ha pedido a los arquitectos que "derriben muros" y que hagan visible su trabajo, ya que "todo el mundo sabe qué inmobiliaria hizo su casa, pero no qué arquitecto". Lo ha explicado durante el encuentro El componente social de la Arquitectura que estos días dirige el arquitecto Julio Touza en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

En su ponencia Pérez ha reflexionado sobre el urbanismo desde la perspectiva política. En su opinión, la transparencia es necesaria para demostrar el compromiso que se resume en "generar cultura, discurso y conciencia de cambio real". Así, ha instado a los arquitectos a que "luchen por recuperar su función de diseño, que hoy está en manos de promotores y especuladores. Que reencuentren los valores de la ciudad de la convivencia y solidaridad con la gente", ha añadido.

El político y analista social ha asegurado que el espacio influye en la forma de vida y por lo tanto, en su manera de pensar y actuar. "Creo que la arquitectura es fundamental para recuperar la relación entre las personas en una sociedad que tiene que ser necesariamente democrática", ha afirmado. Asimismo, Peréz ha defendido un urbanismo relacionado con el tiempo, el lugar y los acontecimientos históricos que se viven frente a una arquitectura en sí y porque sí: "Cuando las cosas iban muy bien, nadie decía nada y todo el mundo estaba encantado con estas obras, pero muchos planteábamos que precisamente porque iban bien las cosas a lo mejor era el momento de hacer colegios, centros de Alzheimer, escuelas infantiles, etc". Y mientras reivindicaban estas necesidades se toparon con el poder político, que les llamó demagogos: "¿Qué teníamos que entender, que cuando va bien la cosa alegría para los ricos y cuando va mal, austeridad para los pobres?".

Su intervención en la UIMP ha tenido como eje central la ciudad de Madrid. En la capital de España, ha informado, hace dos años se estimaba en 900 millones de euros las infraestructuras empezadas y no concluidas como el Palacio de Convenciones o el Centro Acuático. A pesar de su crítica a la ciudad, también ha alabado proyectos como el de Madrid Rio: "Se han hecho cosas muy buenas, no es cuestión de estar en contra porque sí, pero es una arquitectura para élites", ha declarado. "En Madrid se pueden ver las mejores orquestas del mundo, las mejores obras de teatro, los mejores equipos de fútbol, los mejores museos, etc. Lo que es muy difícil es que un niño o niña de siete años aprenda a tocar el violín en un barrio, lo que quiere decir que es una ciudad más de espectadores que de protagonistas del hecho cultural, deportivo o social", ha manifestado.

Fredy Massad

Por su parte, el crítico de arquitectura Fredy Massad ha centrado su intervención en el concepto del "arquitecto estrella" y ha recordado que hay muchos profesionales que no son mediáticos y que desarrollan un trabajo más cerca del ciudadano: "Si vamos a cambiar las cosas, dejemos de personalizarlo todo y hagamos arquitectura que dé soluciones a los problemas de la gente", ha dicho. A su parecer el populismo está igual de presente en este sector que en la política en general, ya que muchos de los arquitectos que apuestan por un compromiso social, construyen sin ningún tipo de lógica: "Exaltadores de lo pobre, casi pornografía de la pobreza, que no nos deja mirar la realidad. Se enmascara, se pone parches a la situación y no se hace nada". A su parecer, antes también existe arquitectura con valores sociales, pero sin ninguna visibilidad: "Cuando llegó la crisis se pudo ver como el mismo capitalismo se reinventaba y se camuflaba para mostrarnos otra cara", ha declarado el crítico argentino.

Haciendo referencia a la situación en España, ha explicado que están de moda los edificios icónicos en las ciudades de más de cincuenta mil habitantes. De hecho ha apuntado que esta tendencia implica la contratación de "arquitectos mediáticos en vez de locales que conocen mejor la ciudad y que apostarían por una arquitectura de proximidad".

Fotografía: Juan Manuel Serrano
.