Menu
 
Buscar en la Web Buscar en la Agenda

Actualidad UIMP

El filólogo Miguel Ángel Garrido y el genetista Andrés Moya, protagonistas de la clausura de los cursos UIMP 2016

Santander.- Ciencias y letras se han dado la mano en la ceremonia de clausura de los Cursos Avanzados 2016 de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en Santander, como seña de identidad de una institución académica que tiene siempre abiertas sus aulas a todas las áreas del conocimiento. El acto, presidido por el rector de la UIMP, César Nombela, ha tenido como eje la investidura del genetista Andrés Moya como Doctor Honoris Causa y la entrega del XXX Premio Internacional Menéndez Pelayo patrocinado por Viesgo al filólogo y semiólogo Miguel Ángel Garrido.

El investigador del Área de Genómica y Salud de la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunidad Valenciana (FISABIO) Andrés Moya ha sido nombrado Doctor Honoris Causa por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) y ha sido asimismo el encargado de impartir la lección de clausura bajo el título Evolución y progreso en el acto académico de clausura de los Cursos Avanzados de Verano de 2016.

"Me resulta particularmente gratificante porque se reconoce mi trabajo como científico, pero también por la reflexión continuada que he llevado sobre la relevancia y alcance de la ciencia como forma de pensamiento". De esta manera ha agradecido el nombramiento el profesor Moya, que en su trayectoria ha realizado una amplia tarea de divulgación y reflexión sobre la ciencia y ha publicado varios libros sobre teoría evolutiva y el alcance de pensamiento evolutivo.

En la lección de clausura ha reflexionado sobre un "tema no resuelto" de gran trascendencia para el ser humano: el de si existe o no progreso biológico. "El tema ha sido objeto de amplio debate por científicos y filósofos, pero no está resuelto desde el punto de vista científico", ha explicado. Por eso, su intervención ha consistido en desarrollar la génesis del concepto y las condiciones de una propuesta para su eventual resolución.

En la actualidad, Moya está centrado en la investigación en el estudio del microbioma humano y otros organismos bajo una perspectiva evolutiva y de biología de sistemas y sintética. Es autor de unas quinientas publicaciones entre artículos científicos, capítulos y libros sobre genética, evolución y filosofía de la biología. Además es miembro de varias sociedades científicas y fundador de la Sociedad Europea de Biología Evolutiva, de la Sociedad Española de Virología y de la Sociedad Española de Biología Evolutiva, de la cual es el actual presidente.

Palabras de Nombela
Por su parte, el rector de la UIMP ha destacado en la laudatio de Moya la envergadura de "los frutos" que ha dado la dedicación del investigador y catedrático de la Universidad de Valencia a la investigación, con un trabajo "tan extenso como profundo, de gran amplitud al tiempo que de notable impacto".

Así, Nombela ha destacado las principales facetas que engloban las contribuciones "relevantes y ampliamente citadas" de Moya: en primer lugar, el sistema de virus, que le lleva a la validación experimental de la teoría de cuasiespecies, "una idea que se formula para explicar la evolución del virus RNA sometidas a altas tasas de mutación", de la que se derivan importantes desarrollos para la filogenética en el campo de la evolución de virus, y además la secuenciación en genómica bacteriana, del primer genoma llevado a cabo íntegramente en España. Y en estudios metagenómicos "se ha ocupado de la dinámica del microbioma animal y del ser humano".

Por todo ello, el rector de la UIMP ha calificado a Moya como "una primera figura del panorama científico español", y ha afirmado que "en esta universidad nos importa identificar personas del mundo académico e investigador en las que concurren circunstancias excepcionales". Así, en el caso de Andrés Moya, a su condición de científico "se une la de pensador que reflexiona de forma abarcadora sobre la significación actual de las Ciencias de la Vida". "Carlos Moya es un pensador de la ciencia, capaz de levantar una obra que nos pueda servir como una verdadera ciencia hermenéutica", ha destacado Nombela.

Reflexión en búsqueda de la verdad
La obra de pensamiento de Andrés Moya se encuentra "en pleno desarrollo y nos abre a preguntas fundamentales" que se derivan del avance de las Ciencias de la Vida, ha continuado Nombela, y ha destacado tres de sus obras "capitales": Pensar desde la Ciencia, El futuro de la naturaleza humana y Biología y espíritu, con los que el profesor Moya acomete la tarea de "repensar a la luz del pensamiento evolucionista para acercarse a la verdad de la comprensión del hombre".

También Nombela ha destacado que Moya "se atreve a profundizar, de muchas maneras, en la búsqueda de sentido al afirmar que indefectiblemente estamos abocados, por la naturaleza de nuestra inteligencia, a pensar en el sentido de la vida", porque, ha añadido, "afirma el convencimiento del valor de la filosofía, el arte, la poesía o la música para captar la esencia de las cosas". Lo que, según Nombela, "le ha valido el calificativo de biólogo melancólico no nihilista", de los que "quieren creer que el mundo es inteligible, bueno y bello, a pesar de evidencias en contra".

Palabras de Ángel Pazos
El rector de la Universidad de Cantabria, Ángel Pazos, ha asegurado que "una vez más, se ha cumplido con los objetivos y se ha colocado a la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en el centro de transmisión de la cultura y el conocimiento en la sociedad cántabra". Asimismo, ha querido aprovechar la oportunidad para pedir un "convenio de lealtad mutuo" entre los gobernantes, la sociedad y la universidad que tiene la necesidad de "mantener e incrementar el compromiso de servicio".

Premio Menéndez Pelayo
Tras la lectura del balance de la actividad de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en Santander en 2016 a cargo del secretario general de la UIMP, Álvaro Gutiérrez Berlinches, el director general de Infraestructuras de Viesgo, Manuel Sánchez, ha entregado el XXX Premio Internacional Menéndez Pelayo a Miguel Ángel Garrido. La laudatio del galardonado ha corrido a cargo del lingüista y gramático Ángel López García-Molins.

En palabras de López García-Molins, ambos son amigos desde que combatieron "en la misma trinchera, la de los opositores, en 1977". En su discurso ha glosado los méritos del premiado, que considera "más que sobrados para merecer este galardón". Entre ellos se encuentra el haber sido presidente de la Asociación Española de Semiótica y de la Asociación Española de Teoría de la Literatura, así como haber animado "incansablemente" proyectos académicos punteros como el Instituto de la Lengua Española del CSIC. También ha destacado su etapa como director de la Revista de Literatura del CSIC, y la de director del Diccionario Español de Términos Literarios Internacionales. Otros hitos han sido, como ha recordado, su labor al frente de Nueva Revista de Política, Cultura y Arte y la treintena de libros que ha escrito. "El gran mérito de Miguel Ángel Garrido, en mi opinión, -ha añadido el profesor- ha sido mostrar que los grandes escritores como Cervantes o Lope de Vega fueron grandes innovadores del código artístico y grandes reformadores sociales al mismo tiempo. Esto es, que el progreso político y social va ligado inextricablemente al progreso de la cultura".

"Nadie mejor que Miguel Ángel Garrido para recibir un premio de investigación llamado Menéndez Pelayo porque su trabajo constituye una puesta al día de las preocupaciones del polígrafo santanderino", ha concluido el gramático.

Por su parte, el premiado ha explicado ante la audiencia del Paraninfo de la Magdalena que para enfrentarse a esta laudatio se ha inspirado en "la lectura de la Introducción y Programa de Literatura Española que Menéndez Pelayo preparó para su oposición a cátedra de la Universidad Central en 1878". Miguel Ángel Garrido ha recordado que el polígrafo cántabro se oponía a los que defienden el "exclusivismo castellano" para cimentar la noción de "literatura española", y cómo don Marcelino también admitía la fragilidad de las fronteras semánticas entre los términos "nación" y "estado", habida cuenta "de que hoy la gran nación norteamericana está compuesta de estados, mientras que el estado español agrupa naciones".

Por último, Garrido también ha apuntado que al releer a Menéndez Pelayo tampoco ha querido proponer ningún anacronismo: "Estamos admirando una actitud que suma y no divide, integra y no separa, y es ajena a todo imperialismo. No postulamos que se llame literatura española a lo que no esté escrito en español, ni por un autor de otra nación que España. Simplemente, en estos tiempos de exclusivismos, recordamos con envidia un modo de sentir y de pensar cuya meditación podría hacernos alumbrar felices conclusiones", ha dicho.

Como cierre del acto, el rector César Nombela ha querido también reconocer la categoría de la figura de Miguel Ángel Garrido y ha recordado el trabajo desarrollado por el experto en semiótica como investigador del CSIC. Igualmente, ha querido agradecer al personal de la UIMP, al Ayuntamiento de Santander y a las entidades patrocinadoras su imprescindible contribución al éxito de los cursos avanzados de verano en estos últimos años.

Fotografía: Esteban Cobo