Menu
 
Buscar en la Web Buscar en la Agenda

Actualidad UIMP

“El 'Washington Post' se vendió por menos dinero que la cláusula de rescisión de Messi, es la sociedad que tenemos”

Santander.– La periodista Rosa María Calaf ha participado en el encuentro Periodismo de autor, con firma que se celebra estos días en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo y ha comentado la actualidad periodística y los fallos que se cometen en la profesión. Para resumir la situación, ha asegurado que "el Washington Post se vendió por menos dinero que la cláusula de rescisión de Messi, esta es la sociedad que tenemos".

El principal error que cometen los ciudadanos es informarse en los medios de comunicación que tienen la misma ideología que ellos, porque "de lo que hay que aprender es de lo que es distinto". Y uno de los errores de los medios es informar de lo que la audiencia quiere escuchar: "El periodista tiene que contar las cosas porque es lo que es, no porque quiera escucharlo la ciudadanía".

"La formación es esencial, porque hay una responsabilidad extraordinaria con lo que se dice y también con lo que no". Asimismo, la que fuese corresponsal de TVE en Asia ha asegurado que "el periodista primero es persona y tiene que tener unos conocimientos porque la cultura general es importantísima y fundamental" para poder informar. Además, ha hecho hincapié en que "el periodista tiene que entender que está al servicio de la profesión y de la sociedad".

En esta línea ha explicado que la misión del informador es "observar, analizar, tratar de comprender, porque nada es blanco o negro" y de esta manera se podrá ofrecer al ciudadano los "elementos de conocimiento que le van a permitir formarse una opinión y tomar decisiones". Así, ha señalado el error que supone informar sin contrastar por querer ser el primero, ya que "siempre tiene que primar el contenido sobre la forma y la velocidad".

Sobre el modo en el que se le dan las noticias a los usuarios, Calaf ha asegurado que en la actualidad "hay que disfrazarse de reportero intrépido" y ha explicado que "a los ciudadanos y espectadores se les ha acostumbrado a que esa es la mejor información".

Por otro lado, la periodista ha afirmado que "el poder político, el económico y el mediático tendrían que estar separados y ahora mismo están mezcladísimos", algo que define como "poner a cuidar de las gallinas al zorro". ¿Un ejemplo? El derribo de la estatua de Sadam Hussein en Irak, que "estaba totalmente orquestado y eso no se vio en los medios". Además, ha asegurado que esa situación de "vender la mentira" pasa a menudo y "no sólo en la guerra".

Por último, ha afirmado que existe "una voluntad de desprestigio de la prensa". ¿A quién le beneficia eso?, ha preguntado Calaf, que ha dejado la respuesta en el aire.

Responsabilidad de los medios

En declaraciones a los medios de comunicación, Calaf, junto a sus compañeros Sergio Martín, director del Canal 24 horas, y Ana Samboal, ex directora del Diario de la Noche en Telemadrid, han apelado a la responsabilidad que tienen no solo los medios de comunicación, sino la audiencia en el control de la calidad de la información.

Calaf ha afirmado que la libertad de prensa no es sinónimo de realizar "cualquier cosa" por parte del periodista, por lo que hace falta un "control de calidad que no de ideología", a lo cual Samboal ha incidido en que el periodista tiene que efectuar "el primer control y el último".

A renglón seguido, Martín ha asegurado que aunque el espectador afirme que "el morbo no le gusta", se sabe que "sí le gusta", por lo que se ha referido a la mencionada responsabilidad de la audiencia y a que no entienda la realidad a través de "tricotomías". Tambien, el periodista ha lamentado que la audiencia cree que sabe "de qué pie cojea el periodista" debido a su forma de entender la realidad.

Respecto a este tema, Samboal ha asegurado que luchara para que no la "encasillen" en una determinada posición ideológica y ha hecho hincapié en la necesidad de distinguir entre "ideas políticas y partidistas".En cuanto a la inmediatez informativa, la periodista ha opinado que la misma limita "mucho la calidad del producto informativo" y que dicha velocidad provoca "tiempos complicados". "Ejercer la profesión de periodista es una cuestión de alto riesgo", ha afirmado.

Separación de géneros

Martín ha explicado su experiencia en la televisión "en un momento en que la información política es muy interesante" haciendo referencia a los debates entre políticos y compañeros. Así, ha hecho un ejercicio de autocrítica y ha comentado que "en ocasiones por exprmir al máximo al político acabas tratándole como un tertuliano y polemizando con el", ha afirmado. "Le debes poner frente a sus contradicciones", ya que "no tienes derecho a decirle que miente". De ahí que debas mostrar al expectador la información de una manera clara, debes decirle "cuando estás informando y cuando das una opinión". A lo que ha añadido "tu no tienes que ser noticia, tienes que contarla".

Fotografía: UIMP | Esteban Cobo