Menu
 
Buscar en la Web Buscar en la Agenda

Actualidad UIMP

“La legislación debería adaptarse a los tiempos que vivimos y a lo que sufren las víctimas de trata de seres humanos”

Santander.- "Aunque parezca un lema es la triste realidad. La trata de seres humanos es la esclavitud del siglo XXI; una explotación que convierte a la víctima en mercancía, la cosifica y le arrebata toda su dignidad. Además es la forma más denigrante y dramática en este ilícito penal donde las víctimas son tratadas como mercancía y un simple objeto sexual". Así ha explicado el comisario José Ángel González, jefe de la Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos (BCTSH), en qué consiste su principal caballo de batalla.

Para combatirlo, ha apostado por "una perspectiva multidisciplinar" donde lo esencial es "la atención a la víctima". Igualmente, ha asegurado que es "esencial combatir la trata desde el país de origen. Si no ponemos toda la carne en el asador para luchar contra las organizaciones, no conseguiremos nada. Las desmantelaremos en nuestro país, pero el organismo que capta campará a sus anchas en su país de origen".
No obstante, también ha señalado que "el legislativo debería adecuarse a los tiempos que vivimos y a las organizaciones que coaccionan a las víctimas. Se debería estudiar qué tipo de leyes podemos implementar en España para atajar este problema porque los delincuentes tienen todos los derechos a defenderse y la protección de las víctimas es bastante precaria en la legislación española".
El comisario ha participado en el seminario Libertad de circulación, derechos humanos y seguridad de las fronteras que se celebra estos días en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, y ha hecho un Análisis operativo de la BCTSH. Así, ha explicado que la trata de seres humanos mueve "cinco millones de euros al día en España" y para luchar contra ella se puso en marcha Plan contra la Trata de Seres Humanos que, aunque se dirige a fines de "explotación sexual", también contempla otros fines como la explotación laboral o el tráfico de personas. González ha afirmado que este proyecto está dando "muy buenos resultados": Desde abril de 2013 se han realizado 675 operaciones con más de 2.100 detenidos y 32.300 víctimas potenciales detectadas.
En 2015 comenzó la segunda fase de este Plan, que se centra en "dos cuestiones: la prevención porque es esencial para acabar con este fenómeno, y las personas demandantes de los servicios, un asunto completo que necesitaría un desarrollo legislativo bastante más profundo". Por otra parte, también ha hecho hincapié en la importancia de la "especialización" como elemento clave en "la lucha contra la trata porque hay tantos modus operandi como lugares de captación en origen de las víctimas".
Después de hacer un repaso a los diferentes lugares de captación y a los métodos que utilizan las organizaciones para coaccionar a las víctimas, González ha afirmado que para la Policía Nacional "la prioridad es siempre la víctima" y que "los tratantes son personas desalmadas que no ven más que dólares en la persona que tienen delante".

Fotografía: Esteban Cobo