Menu
 
Buscar en la Web Buscar en la Agenda

Actualidad UIMP

La metamorfosis de Darío Urzay recala en la UIMP con la exposición ‘En una fracción’

Santander. – La metamorfosis, la energía para cambiar las cosas o los fragmentos son algunas de las claves para entender la obra del artista plástico Darío Urzay, que este jueves ha inaugurado la muestra Una fracción en el Palacete del Embarcadero de Santander, dentro de la programación cultural de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), "una exposición de partes y, sobre todo, de la relación entre ellas".

Precisamente, sobre esto trata esta muestra, constituida por catorce piezas que, "aunque no tienen historia narrativa", cuando el espectador entra en la sala se da cuenta de que "algo está pasando". Se trata de "una exposición quebrada" en la que se podrán ver, entre otros trabajos, grabados en la pared, suelo de cobre, pinturas o vídeos, en un acontecimiento cultural del que los asistentes pueden ser partícipes: "Espero que el que mira, que es el que termina la obra, pueda poner un poco de su parte para ser más que un observador", ha explicado.

Muchos elementos de esta exposición son novedosos en la carrera del Premio Nacional de Arte Gráfico en 2005, que cuenta con un público sobre todo acostumbrado a ver pinturas. La muestra, como ha reconocido, ha sido un reto para él, ya que aunque en un primer momento pensó "en pedir determinadas piezas de otras de sus exposiciones", más adelante se dio cuenta de que quería correr algo más de riesgo: "No es por el alarde de mostrar diferentes cosas elaboradas con diferentes medios, porque ha surgido de forma natural", ha señalado.

Para Urzay, que no se considera ni artista social ni político, es importante que los representantes públicos apoyen ciertos problemas sociales, algo que se consigue solamente con "mencionarlo". En su opinión, "el arte, más que reflejar, construye", sobre todo en tiempos de incertidumbre política y social: "En este momento de cierre de fronteras, esperemos que las mentes se abran", ha concluido.

Fotografía: Esteban Cobo