Menu
 
Buscar en la Web Buscar en la Agenda

Actualidad UIMP

La UIMP acoge un encuentro en el que profesionales sanitarios abordarán iniciativas para fomentar la eficiencia en la atención domiciliaria

Santander.- El encuentro Atención domiciliaria: continuidad asistencial ha dado comienzo en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), en el que profesionales de la salud y de la farmacia analizarán cómo, por culpa del envejecimiento demográfico, la cronicidad y la dependencia, se está gestando un cambio en el Sistema Nacional de Salud (SNS). En concreto, los expertos reflexionarán y buscarán propuestas para la integración de una red de atención domiciliaria y unos servicios de distribución de medicamentos más eficientes y personalizados.

La primera jornada de este curso ha puesto el foco en el debate sobre dos modelos de gestión de recursos sociales y sanitarios. Iñaki Betolaza, director general de Farmacia y Ángel Garay, especialista del Consejo de Colegios de Farmacéuticos, han defendido el sistema del País Vasco; mientras que Agustín Álvarez, director general de Salud Pública y José Luis Nájera, secretario del Consejo de Colegios Profesionales de Farmacéuticos, han ofrecido la réplica explicando el modelo de gestión de Castilla y León.

Betolaza ha destacado el “importante incremento de población de edad avanzada en la comunidad vasca en los últimos años”, como consecuencia del aumento del 15% de la esperanza de vida. Según ha datado el especialista, “en el 2020 tendremos un 22,6% de población mayor de 75 años”.

Ante esta situación, Betolaza ha explicado el proyecto con el que se pretende atender tres puntos: la sostenibilidad social, el envejecimiento saludable y la cooperación entre distintos actores que configuren el sistema sanitario. “Nosotros todo esto lo hemos trabajado en nuestro programa de Gobierno y en nuestra guía estratégica”, ha añadido, y que “son las tres claves que hemos conseguido desarrollar entre todos los responsables, tanto desde el punto de vista sanitario como farmacéutico”.

Por su parte, Garay ha añadido que, en esta comunidad autónoma, se trabajó en un marco legal adaptado a las situaciones de dependencia. Este experto ha subrayado cómo se ha mejorado la salud social al incidir y crear iniciativas focalizadas en la atención a discapacitados y mayores.

La principal diferencia que presenta el modelo de atención socio-sanitario de Castilla y León respecto al vasco, es que este no dispone de un servicio de atención domiciliaria regulado legalmente. Además, este modelo difiere en varios factores con el del resto de comunidades autónomas. En concreto, el modelo castellanoleonés separa la ordenación sanitaria y la prestación. Esta idea ha sido expuesta por Agustín Álvarez, quien considera que tal separación es la mejor manera de gestionar los servicios de atención sanitaria.

Según Álvarez, debido al envejecimiento de la población, en Castilla y León se ha alcanzado una tasa de dependencia de personas mayores de 65 años del 38,8 %, y ha apuntado que “en el 2030, estará en torno al 70%”. Ante estas cifras, se realizó un trabajo de ordenación de farmacias que ha conseguido, entre otros logros, que “el 70% de las residencias de menos de 100 camas tengan un depósito asociado a las farmacia de su zona”, ha señalado este profesional. Como consecuencia del éxito citado, Álvarez ha expresado que se está trabajando de manera directa en un decreto para profundizar en este terreno, y así regular la situación de esta comunidad.

Nájera, para concluir, ha enfatizado que el gran desafío que afronta el sistema sanitario castellanoleonés es lidiar contra el envejecimiento y la cronicidad, de manera que tendrán que adoptar un sistema en el que el paciente principal sea el paciente crónico: “Van a tener que realizarse importantes cambios dentro de los profesionales sanitarios, teniendo los farmacéuticos y farmacias un papel fundamental que garantice su accesibilidad y cercanía”, ha sentenciado.

Acto inaugural

En el acto de inauguración de este encuentro, organizado en colaboración con el Grupo Cofares y dirigido por Julio Sánchez Fierro, abogado y vicepresidente de la Asociación Española de Derecho Sanitario, han participado Eduardo Pastor, presidente de Cofares; Jordi Dalmases, vicepresidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos de España y Emilio Lora- Tamayo, rector de la UIMP.

Los encargados de dar inicio a este encuentro han reseñado la importancia que adquirirá en el futuro cercano la atención domiciliaria en el sistema sanitario. En este sentido, Eduardo Pastor ha indicado que, “mediante la coordinación multidisciplinar y la integración de la atención personalizada, se conseguirá un modelo más eficiente, que ahorre en gastos sanitarios y se enfoque en la calidad de vida de los pacientes”. 

Este encuentro crea la atmósfera idónea para que profesionales del mundo de la medicina y la farmacia pongan en común sus reflexiones y debatan en torno a la consecución de este nuevo modelo.