Menu
 
Buscar en la Web Buscar en la Agenda

Actualidad UIMP

La UIMP analiza el pasado, presente y futuro de Cuenca, “ciudad de referencia en la vanguardia artística”

Santander. – Las casas colgadas, el Museo de Arte Abstracto Español o la Semana de Música Religiosa son solo algunos de los atractivos culturales que tiene la ciudad de Cuenca, "una visita obligada" como ha recordado la vicerrectora de Extensión Universitaria y de Enseñanza de Español y otras Lenguas de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, Montaña Cámara que ha inaugurado el curso Bienales, museos y colecciones en la España de los años cincuenta y sesenta: el Museo de Cuenca en el que han participado la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Cuenca, Marta Segarra, el director de la Fundación de Cultura de Cuenca, Pedro Mombiedro y la arquitecta Aurora Herrera, directora del encuentro.

Los años cincuenta y setenta fueron decisivos en el desarrollo de la ciudad que "pasó de estar anclada en el pasado a convertirse en un punto de referencia internacional de la vanguardia artística española", ha afirmado Segarra que la ha definido como "ciudad colgada que produce vértigo". La concejala de Cultura ha recordado varias de las efemérides que la ciudad celebra este año como el 400 aniversario de la procesión el camino del Calvario o los 50 de la creación del Museo de Arte Abstracto. Por eso, desde el Ayuntamiento se han involucrado en un proyecto del XX aniversario de la declaración Patrimonio de la Humanidad que pretende "conservar el patrimonio y aprender las posibilidades y los recursos para el desarrollo de la ciudad. Esperamos un presente y un futuro de Cuenca muy esperanzador".

Por su parte, Mombiedro ha insistido en la importancia de la vanguardia musical, una parcela que "no tiene la consideración ni de los musicólogos ni mucho menos de la comunidad científica", en gran parte porque "todavía existe un complejo a la hora de valorar la música religiosa". Además ha reflexionado sobre el tema principal del encuentro, la situación en los años 50 y 60, en la que ha asegurado: "Cuenca no era visita obligada sino que se trataba de una ciudad de referencia en la vanguardia artística, lo es y lo sigue siendo".

Fotografía: Esteban Cobo