Menu
 
Buscar en la Web Buscar en la Agenda

Actualidad UIMP

La UIMP ofrece “soluciones constructivas inteligentes” para alcanzar una sociedad sostenible

Santander. – Los diferentes instrumentos que pueden ayudar a conseguir una sociedad más equilibrada protagonizan esta semana el curso Materiales para una sociedad sostenible, que se celebra en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. El encuentro está dirigido por José Luis González Carrasco, investigador científico del Centro Nacional de Investigaciones Metalúrgicas del CSIC, y se centra en el desarrollo sostenible de materiales para transporte, energía y salud.

A lo largo del seminario se podrá comprobar, según González Carrasco, que "existe una apuesta decidida en pro de un modelo económico basado en un aprovechamiento más eficiente de los recursos", para generar menos residuos y aprovecharlos más. El director del curso ha asegurado que "nuestra economía demanda un cambio real en los niveles de producción y consumo de energías renovables", por lo que los diferentes ponentes dan en sus charlas diferentes "soluciones constructivas inteligentes".
Una de las exposiciones que ya han tenido lugar en este encuentro ha sido la de Zoilo González Granados, investigador del departamento de I+D+i de Hisbalit. Esta empresa se dedica a la fabricación de mosaicos de vidrio y el ponente ha explicado lo que hace especial a este material para la sostenibilidad del medio ambiente. Actualmente están estudiando "recubrimientos fotoactivos" para las celdas que conforman esos mosaicos y pueden ser fotocatalíticos o fotovoltaicos.
Las aplicaciones de ambas solo funcionan de día. Las fotocatalíticas pueden utilizarse en azulejos de piscinas para degradar las moléculas de las sustancias contaminantes ajenas al agua de la propia piscina para convertirlas en dióxido de carbono o agua y eliminar así la posible polución. Por su parte, las fotovoltaicas pueden colocarse en las fachadas de edificios para transformar la energía solar en eléctrica, que puede usarse al momento o almacenarse, ayudando a la sostenibilidad de la sociedad.
Este tipo de celdas se encuentra en "proceso de comercialización", aunque González Granados cree que el producto está cerca de salir al mercado. Aun así, ha asegurado que "queda muchísimo por hacer, porque la ciencia funciona a otra velocidad".

Fotografía: Juan Manuel Serrano