Menu
 
Buscar en la Web Buscar en la Agenda

Actualidad UIMP

“No se puede criminalizar al refugiado por el hecho de serlo”

Santander.- El jefe de Servicio de Coordinación Operativa de Puestos Fronterizos de la Policía Nacional, el inspector jefe Javier Núñez, ha explicado cómo se desarrolla la Gestión de fronteras dentro del seminario Libertad de circulación, derechos humanos y seguridad de las fronteras que se desarrolla estos días en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

En un momento en el que las fronteras y la libre circulación están en tela de juicio en diferentes países de la Unión Europea, Núñez ha asegurado que "la cooperación de la inteligencia entre naciones es crucial para prevenir las amenazas terroristas", y ha añadido que "no se puede criminalizar al refugiado por el hecho de serlo", tal y como hacen ciertas corrientes que recorren Europa en estos momentos.
Llevar "un control de las fronteras" es esencial para la seguridad, pero en pleno siglo XXI, "la era de las tecnologías, de las comunicaciones, no sabemos quién entra y quién sale por nuestras fronteras", ha afirmado. "¿Cuántos inmigrantes irregulares hay dentro del espacio Schengen? Podemos decir cifras desde un millón y medio a siete, pero no se sabe porque no se lleva ese control", ha analizado.
Por el contrario, ha destacado que "países menos desarrollados que nosotros llevan un control mucho más exhaustivo de sus fronteras, y tienen bases de datos que verifican cuándo alguien ha entrado y cuándo ha salido por el puesto fronterizo. Y en Schengen, no"
Fronteras inteligentes
A pesar de todo esto, Núñez ha dejado claro que "las fronteras de España son las más avanzadas tecnológicamente, nuestro país ha evolucionado mucho en los diez últimos años". En total, España tiene "80 puestos fronterizos: 42 aéreos, 34 marítimos y cuatro terrestres" entre los que destacan las fronteras inteligentes. Estas son "la modernización de los puestos fronterizos mediante dispositivos y la interconexión de ellos para consultas automáticas en bases de datos nacionales y europeas, para así facilitar el paso de los ciudadanos", ha explicado. Todo esto con el objetivo de incrementar "la seguridad y la facilitación".
Con el desarrollo técnico, en España se puso en marcha "un programa de fronteras inteligentes" que, lejos de lo que muchos piensan, "no significa que los robots vayan a hacerlo todo, quien tiene la última palabra (sobre el acceso o no de una persona en un país) es el policía, no la máquina", ha comentado el inspector de la Policía Nacional.
Núñez ha cerrado su ponencia asegurando que "para España siempre hemos pensado más allá y las fronteras inteligentes son la interconexión de todos los sistemas que empleamos para las fronteras", y así ha apostado por "no tener mil bases de datos, una o cinco pero que estén interconectadas".

Fotografía: Esteban Cobo