Menu
 
Buscar en la Web Buscar en la Agenda

Actualidad UIMP

Shirley Kutner: “No hay que tener miedo al fracaso porque con él se aprende”

Santander.– Shirley Kutner, especialista en start-ups, ha dado las claves de estos negocios emprendedores en la International School on Light Sciences and Technologies. Así, ha subrayado la importancia de llevar a cabo proyectos de investigación.

En los años 80, esta bioquímica comenzó a trabajar en la industria de las start-ups. Después de trasladarse a Israel, impulsó un nuevo negocio que "invertía en educación y excelencia académica", y "originaba ideas para crear nuevas compañías, mecanismos y ecosistemas". Así nació su empresa, BioJerusalem, y por ello ha resaltado la importancia de asumir riesgos y emprender nuevos negocios y proyectos, "sin tener miedo de empezar ni de fracasar, porque fracasando es como uno aprende".

Posteriormente, ha puesto sobre la mesa las claves para comenzar un proyecto start-up. Así, ha destacado la pasión por el trabajo que realizas, la colaboración con tus compañeros y, sobre todo, no tener miedo al fracaso. "Hay que tener pasión en lo que haces. Todo lo que hagas debes hacerlo desde el corazón y el convencimiento".

Kutner ha contado con el apoyo del gobierno israelí para la financiación de proyectos de investigación y negocio, orientados a la bioquímica, biomedicina y tecnología. "Creamos un sistema único de incubadoras tecnológicas, de gente que venía con ideas y el gobierno financiaba un 85 % de ellas, mientras que el 15 % restante lo tenía que aportar ellos. Así fue comenzó el boom de las start-ups" ha destacado.

Actualmente las start-ups de los emprendedores están financiadas por el gobierno israelí, con un porcentaje que va desde el 30% al 85%, en función del riesgo que pueda correr. En este sentido, Kutner ha apuntado que el gobierno de Israel financia con un mayor porcentaje a "los sectores más difíciles, como biomedicina, biotecnología, nanotecnología o tecnologías de medioambiente". Por ello, existe "un presupuesto prioritario y que no se toca" destinado a proyectos de alto riesgo.

Para finalizar, la fundadora de BioJerusalem ha hecho una comparativa entre las distintas economías mundiales y ha apuntado que "es necesario colaborar y cooperar" para desarrollar nuevas experiencias y proyectos comunes.

Fotografía: Juan Manuel Serrano