‘Escuela de Energía sostenible UIMP-ENDESA. Electrificación del sector energético: tecnologías, retos y oportunidades’. Sevilla, 5-6 de octubre

thomas richter B09tL5bSQJk unsplash 28129

Madrid, 22 de septiembre de 2022.- La sede de Sevilla de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) organiza los próximos 5 y 6 de octubre la ‘Escuela de Energía sostenible UIMP-ENDESA. Electrificación del sector energético: tecnologías, retos y oportunidades’ dirigido por Antonio Gómez Expósito, catedrático de la Universidad de Sevilla.

Objetivos del curso

La transición energética en la que estamos inmersos pretende, principal pero no exclusivamente, descarbonizar la economía, lo cual pasa por la práctica eliminación del uso de combustibles fósiles hacia 2050, que deberán ser sustituidos por fuentes energéticas renovables y sostenibles. Exceptuando la geotermia, la termosolar y sobre todo la biomasa, el resto de las tecnologías renovables actuales —hidráulica, eólica y fotovoltaica— producen directamente electricidad, único vector energético capaz de transportar instantáneamente grandes cantidades de energía a miles de kilómetros de distancia.

Además, la distribución y el transporte de electricidad es extraordinariamente eficiente, con unas pérdidas totales del orden del 10%. Si a ello sumamos el coste energético que supone la transformación de la electricidad hacia y desde otros vectores (calor, frío, hidrógeno, aire comprimido, etc.) se entiende perfectamente que la palabra descarbonización se considere, en gran medida, sinónimo de electrificación.

Fuentes renovables

En efecto, en el plazo de dos o tres décadas tendremos que pasar de un sistema energético donde la electricidad supone escasamente el 25 % de la energía final consumida, a otro sistema radicalmente diferente, en el que alrededor del 80-90% de la energía tendrá que obtenerse de fuentes renovables, que en su gran mayoría producen directamente electricidad. Ello no significa que todo el consumo acabe siendo eléctrico, puesto que determinados nichos de aplicaciones, como el transporte pesado o de larga distancia, y algunos procesos industriales, son difícilmente electrificables, pero el combustible empleado en estos casos, como el hidrógeno u otros gases sintéticos, deberá obtenerse fundamentalmente de electricidad renovable.

Este curso tiene como objetivo revisar cómo y hasta qué punto se electrificará el consumo energético, qué barreras habrá que demoler y qué nuevas oportunidades de negocio surgirán. En definitiva, cómo consumiremos energía hacia 2050. Para ello, se revisará en primer lugar el contexto actual del sector energético, con especial incidencia en el potencial renovable y el papel del almacenamiento. A continuación, se pasará revista a cada uno de los sectores que actualmente queman combustibles fósiles (primario, industrial, terciario, residencial, transporte, etc.), tratando de identificar su potencial para la electrificación. Así mismo, se analizará el impacto de los futuros sistemas electrificados en las redes de transporte y distribución. El curso va dirigido a estudiantes de últimos cursos y profesionales de ingeniería, economía y medio ambiente.

Tags: UIMP